La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía General de la Nación adelantan investigaciones por separado, para esclarecer supuestas llamadas realizadas presuntamente desde el conmutador de la Corte Suprema de Justicia a un abogado en la ciudad de Barranquilla.

Según la denuncia que formuló un abogado, cuyo nombre se reserva por seguridad, y que es apoderado de personas investigadas por el escándalo de Odebrecht. Este habría recibido una llamada desde el número 5622000, el cual es del conmutador de la Corte Suprema de Justicia.

En dicha llamada, se le manifestó que se tenía información privilegiada sobre el escándalo de Odebrecht que involucraba a su cliente, por lo que le solicitaron una millonaria suma de dinero a cambio de suministrarle detalles del caso.

Se le hicieron llamadas, se le enviaron mensajes y chats

afirmó una fuente del alto tribunal.

CM& conoció que por esos hechos la Fiscalía abrió una investigación para establecer quién podría haber llamado al abogado a nombre de la Corte Suprema de Justicia.

Incluso la propia corte abrió una investigación interna para determinar si en efecto las llamadas habrían salido desde el alto tribunal. Investigación que lideró el despacho de la magistrada Patricia Salazar, encargada de llevar los procesos de Odebrecht.

Desde la corte explicaron que dentro de esa indagación se realizaron varias pruebas telefónicas para establecer si las llamadas se habían realizado desde la corporación judicial.

No obstante, y pese a contar con la ayuda de técnicos especializados, se realizaron varias llamadas desde los teléfonos de la Corte Suprema, obteniendo como resultado números desconocidos, y no específicamente el número PBX del alto tribunal.

«Se hicieron varias llamadas desde los teléfonos de varios despachos, incluso la recepción, y el resultado fue el mismo, números distintos al del PBX del cual llamaron al abogado», explicó la fuente.

En ambas instituciones se adelantan las respectivas indagaciones del caso.