El Gobierno recibió el informe técnico de la compañía ETA S.A, interventora del proyecto del viaducto atirantado de Hisgaura, el más alto de Suramérica, que es construido por la española Sacyr en Santander y cuya calidad ha sido cuestionada.

El documento, detalló el Ministerio de Hacienda en un comunicado, incluye «la nueva modelación de la estructura con las cargas y geometrías actuales, el análisis técnico realizado por la interventoría y el protocolo para la prueba de carga».

El viaducto, que requirió una inversión de 107.000 millones de pesos  y aún no ha sido dado al servicio, fue construido en la carretera entre las localidades de Los Curos y Málaga para salvar las dificultades de una falla geológica. De ese dinero hay un saldo por pagar a Sacyr de 14.500 millones de pesos.

La obra, que está construida a una altura de 148,3 metros y que tiene 653 metros de longitud, el más largo del país, es objeto de controversia tras conocerse imágenes en las que se ve que el puente tiene pliegues en uno de sus tramos.

El Instituto Nacional de Vías (Invías) revisará el informe de verificación estructural de los diseños del viaducto Hisgaura y «en caso de surgir inquietudes» realizará las mesas de trabajo que sean necesarias con ETA para «resolverlas».

«Las conclusiones de dichas mesas se tendrán a más tardar el 29 de noviembre y se remitirán al contratista para que este presente el cronograma de la prueba de carga», agregó la información.

En ese sentido, el Ministerio de Hacienda precisó que aún no hay una fecha determinada para realizar la prueba de carga del viaducto, pues esto «dependerá del cumplimiento de las acciones anteriormente descritas».