Según la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) las lluvias en Colombia han sido las más fuertes de las últimas cuatro décadas.

A corte del 10 de noviembre, las precipitaciones dejan, en lo que va de este año, 204 muertos, 37 desaparecidos y 281 heridos, también dejan 488.502 damnificados (147.562 familias) en 772 de los 1.103 municipios del país.

Le puede interesar: Encuesta del CNC: los 100 primeros días de Petro: ¿Cómo le fue?

Igualmente, 5.840 viviendas fueron destruidas por efectos asociados a las lluvias y otras 77.045 quedaron seriamente averiadas.

Además, 2.213 vías, 247 puentes vehiculares, 114 puentes peatonales, 321 acueductos, 84 alcantarillados, 19 centros de salud y 247 escuelas resultaron afectadas por las lluvias o eventos asociados a ellas.

Todo esto producto de 1.149 movimientos de masa, 788 inundaciones, 294 avenidas torrenciales, 83 temporales, 32 granizadas y 8 tormentas eléctricas.

Las inundaciones también provocan otras afectaciones, como destrucción de cultivos y pérdida de animales, especialmente ganado vacuno y aves de corral.

El Gobierno atiende la ola invernal

Cabe recordar que el martes pasado, el Gobierno destinó 2,1 billones de pesos para atender las consecuencias que han dejado las lluvias en temas como alimentación, salud y vivienda.

Debido a la temporada de lluvias, que alcanza los niveles más altos en 40 años, el presidente colombiano, Gustavo Petro, también declaró la semana pasada la situación de “desastre” en el país.

Le recomendamos leer: Videos: “Ríos” en Bogotá por fuerte granizada que colapsó vías y alcantarillado

Gustavo Petro al declarar situación de “desastre” explicó que se le permite al Estado mover recursos que se presupuestaron por el anterior Gobierno y que no se están ejecutando.

Los recursos serán destinados, según Petro, a “atender (en otros asuntos) a la población en crisis”, tanto “por las inundaciones” como “por el hambre”.

ç