El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), a través de la Dirección de Cosméticos, Aseo, Plaguicidas y Productos de Higiene Doméstica, advirtió a la comunidad en general sobre el riesgo que representa el uso de productos desinfectantes como el “Saniti Card”, “Virus Shut Out”, “Black Out” “My Air Shield”.

Estos productos consisten en tarjetas, collares o accesorios que se portan en el cuello, o en las prendas de vestir, los cuales contienen dióxido de cloro que se libera en el aire, con el propósito de desinfectarlo, y supuestamente establecer un escudo protector de virus, bacterias y otros organismos.

Le puede interesar: Golazo de James Rodríguez tras su regreso a la titular del Everton

El uso de este tipo de productos constituye un riesgo sanitario, por esta razón no pueden ser considerados como de higiene doméstica, y en este sentido la entidad, no les otorga autorización de comercialización o Notificación Sanitaria Obligatoria (NSO).

De acuerdo con la normatividad sanitaria vigente, los productos de higiene doméstica “no deberán perjudicar la salud humana cuando se apliquen en las condiciones normales o razonablemente previsibles de uso, considerando particularmente, la forma cosmética, las precauciones, su etiquetado y las eventuales instrucciones de uso y de eliminación, así como cualquier otra indicación o información del producto”.

Las indicaciones de uso de estas tarjetas implican una exposición directa de la persona con el dióxido de cloro, desencadenando posibles reacciones, irritaciones y afecciones en el organismo.

Conozca más: Policía aclara verdadera historia de video viral donde una mujer se levanta la blusa ante uniformados

El dióxido de cloro es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel, desinfectante de superficies, ambientes, y en el proceso de tratamiento de agua.

En este sentido, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y autoridades sanitarias de distintos países, incluido el Invima, han advertido sobre falta de evidencia científica que sustente el beneficio del uso de esta sustancia en el tratamiento, control y/o prevención del COVID-19 o enfermedades asociadas.

Vea también: Intensifican la búsqueda de la menor que desapareció cuando salió con su tío a manejar moto en Cartagena

Por otra parte, se han comprobado efectos nocivos en las personas frente a la exposición a esta sustancia, que pueden concretarse en:

  • Insuficiencia respiratoria causada por una condición grave donde la cantidad de oxígeno que se transporta a través del torrente sanguíneo se reduce considerablemente (metahemoglobinemia).
  • Cambios en la actividad eléctrica del corazón (prolongación del QT), lo que puede llevar a ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales.
  • Baja presión arterial mortal causada por deshidratación.
  • Insuficiencia hepática aguda.
  • Conteo bajo de células sanguíneas, debido a la rápida destrucción de los glóbulos rojos (anemia hemolítica), lo que requiere una transfusión de sangre.
  • Vómitos severos.
  • Diarrea severa.

El Invima hace un llamado a la ciudadanía para que se abstenga de utilizar estas tarjetas, collares o accesorios de desinfección, y reitera que, hasta la fecha, los únicos medicamentos autorizados en el país con indicación de prevención de la enfermedad COVID-19, son las vacunas del Plan Nacional de Vacunación.