La alcaldía local de Puente Aranda, en Bogotá, asignó un contrato por 7 mil 200 millones a un contratista único oferente en el negocio y a quien asocian con el contratista preso Julio Gómez.

Otras dos alcaldías están encartadas porque delegaron la contratación y ejecución de sus obras a Fonade, a pesar de la expresa prohibición del alcalde Enrique Peñalosa.