La decisión del fiscal general de Estados Unidos, William Barr, de bloquear la deportación del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso a Italia, con la intención de enviarlo hacia Colombia, ha quedado en el congelador.

Pese a que el sábado pasado por la mañana, el Gobierno de Estados Unidos notificó formalmente a Mancuso su decisión de enviarlo a Colombia y no a Italia.

Le puede interesar: En Corte Suprema, Iván Cepeda radica recusación contra el fiscal Barbosa

Apelando a razones de seguridad nacional y relaciones diplomáticas, hoy el juez Richard Leon, desde una corte en Washington, anunció que ese proceso deberá permanecer suspendido.

Al menos hasta que se resuelvan todos los trámites del proceso administrativo que se adelanta contra Mancuso en el Servicio de Control de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Lea también: Fiscalía se pronuncia sobre el traslado del proceso en contra de Álvaro Uribe

Según el juez Richard J. Leon, quien adelantó una audiencia telefónica de emergencia para analizar el caso, él no tiene la competencia para avalar la orden del Gobierno Trump.

Publicidad

Ya que estaba en contravía del debido proceso que el ICE adelanta contra Mancuso, y sobre el cual él tiene derecho a que se le brinden todas las garantías.

Otro error en el proceso

Además, el juez Leon, dio sustento al alegato de los abogados de Mancuso, quienes argumentaron que la orden emitida el sábado por el Gobierno Trump para frenar la deportación a Italia y enviarlo a Colombia, es ilegal, pues está firmado por un funcionario equivocado.

Los defensores pidieron al menos 10 días para presentar una moción en respaldo de sus argumentos, 13 días más para las respuestas de la Fiscalía y que se fije el 2 de octubre, como fecha límite para una respuesta a la réplica del Gobierno.

El proceso se suspende

Por lo pronto, el juez le dio dos semanas a la Fiscalía y al Departamento de Justicia para que entreguen un informe detallado, de cuál es el estado del caso de Mancuso en el Servicio de Control de Inmigración y Control de Aduanas.

Adicionalmente, el juez aclaró que de cualquier manera, si el caso en ICE, se diera por finalizado, Mancuso tendría aún el derecho de apelar, e incluso de llevar su alegato hasta un tribunal superior.

También le puede interesar: MinDefensa cuestiona propuesta para que militares puedan votar

Por último, el juez Leon sugirió que sea cual sea el caso, el Gobierno de Estados Unidos, no puede simplemente montar a Mancuso en un avión, sin determinar primero si su seguridad está en riesgo.

Pues esto sería una grave violación de sus derechos, lo que abre aún más la puerta a que Mancuso apela a la convención contra la tortura, y pida quedarse como hombre libre y protegido en Estados Unidos.

Así las cosas, parece que Mancuso continuará en suelo estadounidense, por un buen tiempo.