La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ordenó este miércoles adoptar “medidas humanitarias” para evitar que el coronel retirado del Ejército colombiano Jorge Eliécer Plazas Acevedo, investigado por una masacre y vinculado al asesinato del humorista Jaime Garzón, se contagie de coronavirus en donde está recluido.

El alto tribunal informó a través de un comunicado que la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas ordenó que se “adopten las medidas necesarias para su ubicación en un lugar especial que minimice el eventual riesgo de contagio” de Covid-19 de Plazas Acevedo de 62 años, y preso en una cárcel de Facatativá.

El militar está vinculado al crimen de Jaime Garzón, abogado de profesión y humorista con una aguda crítica política e irreverencia en sus programas televisivos, que fue asesinado el 13 de agosto de 1999 en Bogotá por sicarios enviados por el entonces jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Carlos Castaño.

Por otra parte, la medida de la JEP también es para el coronel retirado de la Policía Joaquín Correa López, quien está recluido en la Escuela de Carabineros de la Policía Nacional, en la capital del país.

Correa de 64 años de edad, padece de enfermedades como hipertensión arterial y diabetes mellitus tipo II.

Las medidas humanitarias consisten en que los coroneles deben ser aislados en los sitios en donde están presos para evitar que puedan resultar contagiados de coronavirus, que en Colombia deja 4.356 enfermos y 206 fallecidos.

Los beneficios otorgados a los dos coroneles hacen parte de un decreto expedido por el Gobierno colombiano que favorece a la población reclusa que pueda tener problemas de salud.

Ni Plazas Acevedo ni Correa López tendrán otros beneficios como casa por cárcel porque los delitos por los que están sometidos a la JEP.