La Policía Nacional confirmó que las periodistas Claudia Gurisatti y Vicky Dávila fueron amenazadas por el jefe guerrillero ‘Jesús Santrich‘, que ahora comanda la ‘Segunda Marquetalia‘ conformada por disidentes de las Farc.

El director de la Policía, el general Jorge Luis Vargas, explicó que las amenazas contra Gurisatti, que recientemente fue nombrada vicepresidenta general de medios de comunicación de la organización Ardilla Lülle, y Dávila, directora de la revista Semana, las hizo ‘Santrich’ a través de un video difundido en redes sociales.

Se han adoptado todas las medidas de seguridad, para el caso, a fin de garantizar la vida y la integridad de estas reconocidas periodistas amenazadas por Jesús Santrich“, dijo el general Vargas.

 

 

Al respecto, Gurisatti agradeció en Twitter a quienes le brindan su solidaridad como la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), colegas, autoridades y ciudadanía.

Por su parte, Dávila dio las gracias en la misma red social “a las autoridades por la compañía” y expresó su solidaridad a Gurisatti.

Mientras que de Santrich dijo: “ojalá lo capturen y lo extraditen a EE.UU. para que pague por sus crímenes, sus amenazas demuestran cobardía. ¡Dios nos cuida!“.

El oficial se refirió también a otros videos amenazantes de ‘Santrich’ contra el presidente Iván Duque, el más reciente divulgado esta mañana, según dijo, por la plataforma Telegram, y aseguró que las autoridades ya están trabajando “para intervenir esta cuenta“.

 

 

 

 

El director de la Policía añadió que en lo que va de este año se han eliminado 176 perfiles en redes sociales y, de ese total, 59 correspondían a las disidencias de las Farc.

La también llamada ‘Norcotalia‘ o ‘Nueva Marquetalia‘ es liderada por Luciano Marín, alias ‘Iván Márquez’, quien fue jefe negociador de las Farc en el Acuerdo de Paz firmado en noviembre de 2016.

El 29 de agosto de 2019, ‘MárquezySantrichanunciaron en un video que regresaban a las armas, alegando una supuesta traición del Gobierno al acuerdo de paz y desde entonces permanecen, según autoridades colombianas, en Venezuela bajo la protección del régimen de Nicolás Maduro.