Joaquín Pérez y Gustavo Salazar, reconocidos abogados que han defendido a poderosos paramilitares, narcotraficantes y extraditables, opinaron sobre la petición ante la ONU del presidente de la República, Gustavo Petro para acabar con la guerra contra las drogas.

El estadounidense Joaquín Pérez, que ha representado a paramilitares como Carlos Castaño y Salvatore Mancuso, advirtió que la petición del presidente Petro fue confusa y hasta cierto punto no tendrá efectos.

Le recomendamos leer: Así se roban el dinero de la salud en Colombia: $1,2 billones perdidos en corrupción

“La guerra contra las drogas va a seguir independiente del deseo del nuevo presidente y va a seguir hasta que la necesidad y el consumo aquí sea limitado (…) él puede pensar lo que quiera, pero independiente de eso, las personas que están en el cultivo y la producción de drogas en Colombia lo seguirán haciendo”, anotó.

“Estoy de acuerdo en que el problema con las drogas lo crean los países que crean la demanda, eso está muy claro, y que es una guerra que no tiene fin, es una guerra que no se va a ganar, porque siempre y cuando existe la demanda y la oportunidad de ganar dinero, la gente va a seguir supliendo, o sea que es una guerra interminable que no se va a ganar”, agregó Pérez.

Gustavo Salazar Pineda es ampliamente conocido por haber defendido a los capos del ‘narco’ Pablo Escobar y Gonzalo Rodríguez Gacha, entre otros.

Le puede interesar: Nicaragua sí tendrá embajador de Colombia, León Fredy Muñoz viajará el 30 de septiembre para asumir el cargo

“Lo que dijo el presidente es que hay que empezar a terminar con la política que fue de Nixon, del año 71, que es con dinero, con ejército, con policías, con armas, que esa no es la forma de darle tratamiento adecuado al tema de la cocaína. Debe hacerse como se hace en California y en otros estados, se legalice y una vez legalizada termina el negocio que da pie para que haya guerras. Las muertes son consecuencia de la pelea por los mercados”, advirtió Salazar.

Los abogados consultados advierten que el fin de la guerra dependerá enteramente de un cambio de política en el Congreso de los Estados Unidos y de la reducción internacional del consumo.

También se pronunciaron sobre los recientes cambios anunciados por el Gobierno sobre la extradición.

“La idea de darle inmunidad a algunos narcotraficantes a cambio de información, y que cesen de narcotraficar, es una idea que tiene 20 años, pues es una idea que planteó Carlos Castaño y fue prontamente ignorada. Castaño la propuso y todo el mundo la ignoró, no me extrañaría que todo el mundo ignore la siguiente”, declaró Pérez.

“Nosotros con un grupo de abogados estamos sosteniendo que los extraditables paguen sus penas aquí y entreguen sus fortunas, una parte, no el 95% como dice la ley, y al mismo tiempo declaren la no repetición, nos parece que esa política será muy acertada”, agregó Salazar.