Durante el último recorrido en Cali hubo vandalismo contra una cámara de fotomulta y una estación del MIO.

Adicionalmente cinco uniformados resultaron lesionados e incluso los caballos de carabineros quedaron expuestos cuando arrojaban bombas incendiarias contra los policías.

«Los hechos de vandalismo que se registraron en contra de una estación del MIO, instalaciones de policía y bombas incendiarias contra uniformados no puede deslegitimar el derecho a la protesta social», indicó el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Manuel Vásquez.

El comercio en la zona cerró sus puertas por la difícil situación de orden público, mientras que el MIO desvió varias rutas y seis estaciones suspendieron el servicio.

«El hecho que pasó con la policía no da para que la gente salga a protestar para dañar, saquear los bancos, eso no es protesta, es vandalismo», indicó el habitante de Cali, Iván Plaza.

Publicidad

Los choques se extendieron hasta casi la medianoche y 27 personas recibieron comparendos por comportamientos contrarios a la convivencia.