En un hecho de intolerancia y discriminación, un joven de 17 años perdió parte de su brazo izquierdo en un ataque homofóbico ocurrido en Sincelejo.

Otro menor le cortó parte de su extremidad superior, llevándose de un ‘machetazo’ sus ganas de salir adelante.

«Cuando él me mochó el brazo yo dije ‘mi manita, mi manita’, yo la quería mucho porque todos los días trabajaba», dijo el joven agredido.

Asegura que ya estaba cansado de tanto bullying y rechazo por parte de algunos habitantes de barrio Altos del Rosario y decidió hacerle frente a la situación que hoy lo pone como protagonista de este lamentable hecho.

Publicidad

«Que a mí no me lucían los colores con los que me pintaba el cabello, que a mí no me sabían cepillar el cabello, que no cogía ni color», relató.

La madre del joven asegura que aún no asimila lo ocurrido pero agradece a Dios que su hijo permanezca con vida.

La Fundación Sucre Diversa se pronunció al respecto y ratifican que están brindando apoyo, tanto psicológico como económico, para que lo ocurrido no frene en este adolescente las ganas de salir adelante.

El agresor, quien también es otro menor de edad, se encuentra en libertad porque no hubo flagrancia, sin embargo, su familia espera que la justicia le haga pagar el daño ocasionado.