La familia del joven asesinado brutalmente en el municipio de Tuluá desvirtuó que la Policía tuviera relación y que la víctima hiciera parte de la primera línea en las protestas.

La familia de Santiago Ochoa pidió no seguir creando falsas noticias sobre su muerte y aclaró que no participaba de las actividades del paro.

 

Mira además: Con más de 100 mil muertos, Colombia entre los 10 países con más víctimas por COVID-19

 

“Es totalmente falso que mi sobrino perteneció a la primera línea o que tuviera que ver con el paro o que el Esmad lo secuestró, ninguna de la información que están subiendo nosotros hemos dado autorización”, indicó Martha Ochoa, tía de la víctima.

Publicidad

Las autoridades luego de hallar su cabeza en una bolsa de basura iniciaron con la búsqueda de las demás extremidades e hicieron un llamado a la persona responsable sobre el crimen que tiene consternado hoy al municipio.

 

Mira además: Colombia, tercer país del mundo en nuevas muertes por COVID-19

 

 

“Primero, hacer un llamado a ser responsables con la sociedad, con la ciudad al ir afirmando cosas que no son ciertas, no es cierto que haya alguna investigación que conduzca a decir que el homicidio tiene relación con los hechos del paro o los bloqueos, no es cierto”, explicó Jhon Jairo Gómez, alcalde de Tuluá.

Entre la Gobernación del Valle y la Policía se ofrece una recompensa de hasta $110 millones a quien brinde información que permita llegar a los autores materiales e intelectuales del cruel asesinado del joven de 23 años.