Elías Lacouture no es estudiante de la Universidad del Atlántico, pero asegura amar el arte.

Por ello, inició una huelga de hambre “para exigir la reconstrucción de la sede de Bellas Artes”, que se  cae a pedazos en su interior.

Por amor, por amor al prójimo, por amor a la cultura, por amor a esta ciudad y a su vez por amor al departamento y hasta donde llegue la influencia de este corazón cultural“, dijo Lacouture.

El joven, de 24 años, completa 72 horas en la protesta reclamando acciones de la Universidad del Atlántico y la Gobernación.

O reconstruyen Bellas Artes, o me muero de hambre. Y a mí no me importa, si muero de hambre muero feliz, porque morí por una causa justa, que más felicidad que esa”, señala el estudiante.

En su cuenta de Twitter la Gobernación del Atlántico dijo que ya están asegurados 12 mil millones de pesos para la reconstrucción del edificio y que se está a la espera de que la Universidad defina los diseños.