Las ventas de chance, lotería, bingo, así como las actividades en los casinos completaron dos meses y medio prácticamente paralizadas debido a la cuarentena y a las restricciones decretadas desde marzo pasado para evitar la propagación del coronavirus COVID-19.

Además de afectar miles de empleos directos que generan estas actividades, la preocupación aumenta debido a que las ventas de este sector permiten recaudar más de 664 mil millones de pesos al año para el sector de la salud, justo en momentos en que este sector requiere liquidez para enfrentar la pandemia.

Esta paradoja tiene muy preocupado al Gobierno, que intenta con medidas extraordinarias reactivar la industria de los juegos de suerte y azar, que en la última década permitió recaudar más de 3.5 billones de pesos para la salud de los colombianos.

Estas actividades además le generan importantes ingresos fiscales al Gobierno, por concepto de IVA en las apuestas.

Ante esta situación, el Ministerio de Hacienda expidió recientemente medidas extraordinarias para reactivar el sector, entre las que figuran nuevas modalidades de apuesta a través de canales virtuales.

La entidad decretó medidas para incluir juegos de premio inmediato dentro de la oferta de juegos operados por Internet, que requieren registro de jugadores y tienen niveles de premiación superiores al 83 %.

El Decreto legislativo también autorizó que durante los años 2020 y 2021 las empresas de lotería realicen anualmente dos sorteos extraordinarios en diferente mes del año y habilitó la suscripción de acuerdos de pago con los distribuidores de lotería, como una medida que beneficia a toda la cadena de distribución del juego, entre ellos a los loteros del país.