Un juez condenó a 28 años de prisión a Jhonatan Torres Campos Castellanos, cuñado de la psicóloga Adriana Pinzón.

Luego de que se valorar los términos del preacuerdo suscrito por la Fiscalía General de la Nación con Torres Campos, en el que aceptó voluntariamente que asesinó a su cuñada, un juez especializado de Cundinamarca avaló la negociación judicial y emitió sentido de fallo condenatorio.

Lea más: Se cae nombramiento de Mery Gutiérrez como nueva Ministra de las TIC

En ese sentido, el hombre será sentenciado a 28 años de prisión los cuales deberá cumplir en centro carcelario. Además, tendrá que pagar una multa de 779 salarios mínimos mensuales legales vigentes y no podrá  ejercer funciones o derechos públicos durante 18 años.

Como parte del preacuerdo celebrado, Torres Campos reconoció los delitos de homicidio agravado y desaparición forzada. De igual manera, en un acto privado con las víctimas hizo una manifestación de perdón y arrepentimiento, explicó los móviles del crimen y enfatizó que actuó solo.

Videos, cuchillos, bolsas y el cuerpo encontrado: así fue la investigación

Luego de que se conociera la noticia de la psicóloga Adriana Pinzón el pasado 7 de junio en Zipaquirá (Cundinamarca), la Fiscalía inició investigaciones para avanzar con “rapidez en el esclarecimiento” del suceso.

Inicialmente, los videos de las cámaras de seguridad del conjunto residencial donde vivía Pinzón, mostraron que Torres llegó al lugar e ingresó al apartamento de la víctima.

Lea también: “Ganamos gracias a Dios”: presidente Gustavo Petro volvió a visitar la casa Genoveva en Quibdó

Entre horas de la tarde y noche, el hombre salió en dos oportunidades con el carro de su cuñada. Primero, con un morral negro; luego, con bolsas plásticas que cargaba con dificultad y las cuales dejó en el baúl del vehículo.

De otra parte, en la inspección hecha al inmueble de la psicóloga, los peritos del CTI hallaron rastros de sangre en una habitación y en otros puntos de la vivienda.

Quizás le interese: Arrancó la fase exploratoria para retomar los diálogos de paz con el ELN

En el curso de las verificaciones, un conocido del investigado reveló que Torres le dio a guardar un maletín en el que tenía cuchillos con manchas de sangre, fotografías y documentos de la psicóloga como la licencia de conducción.

En esta medida, Torres era señalado como el principal sospechoso de la desaparición de la psicóloga, por ello, el pasado 15 de junio fue presentado ante un juez de control de garantías.

Quizás le interese: “No tenemos nada que temer”: se abre la Plaza Núñez por orden del presidente tras 20 años de cierre al público

La Fiscalía le imputó los delitos del homicidio agravado y desaparición forzada. El procesado no aceptó los cargos y recibió medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario.

No obstante, pasaban los días y aún seguía sin conocerse el paradero de Pinzón hasta que en la madrugada del pasado 23 de junio, un equipo especializado del CTI encuentra un cuerpo en una zanja ubicada a un costado de la vía de la vereda Río Frío en Zipaquirá. La Fiscalía confirmó que era el de la psicóloga.

De acuerdo con el informe del CTI, la mujer estaba oculta en cuatro bolsas plásticas industriales y, según el dictamen del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Adriana Pinzón tenía heridas ocasionadas con arma cortopunzante.