Un fuerte pronunciamiento realizó el director de Medicinal Legal, Carlos Valdés, sobre la propuesta de castración química que cursa en el Congreso de la República. 

“Pensar que la solución al problema de la violencia sexual radica en los testículos, es no tomar en serio a la violencia en Colombia”, dijo el director de Medicina Legal

Valdés desestimó la posibilidad de la castración química, argumentando que “el problema de la violencia sexual en Colombia no radica en una difusión hormonal, es el resultado de una sociedad disfuncional y desequilibrada”.

Este método consiste en administrar inhibidores de testosterona para desestimular el deseo sexual.

“Esto no tiene ningún resultado en tanto que se necesita mantener la dosis, estar administrando y controlando el medicamento, pero además la persona puede dejar de tomarlo en cualquier momento”, agregó Valdés.

La castración química obligatoria y la cadena perpetua para violadores de niños, son dos iniciativas que cursan en el Congreso para convertirse en ley de la República.