Ante la denuncia de la Auditoria General sobre la ejecución de los recursos del Programa de Alimentación Escolar, la Fiscalía y la Procuraduría anunciaron una investigación penal, respectivamente, en 40 municipios.

El viceprocurador general de la Nación, Juan Carlos Cortés sostuvo que “hay municipios con mil millones de pesos que en su reporte figuran con cero de ejecución y es imprescindible y necesario que también se rinda una explicación a la Procuraduría General”.

Actualmente los organismos de control adelantan diferentes procesos; en la Fiscalía 13 departamentos están siendo intervenidos con 57 investigaciones, 26 contratos investigados, 86 capturas y 93 imputaciones.

Al respecto, Carlos Hernán Rodríguez, auditor general indicó que dentro de los municipios que no están ejecutando bien los recursos se encuentra en La Guajira, Sucre y Córdoba.

“Realizamos un barrido general, no solamente frente a los recursos no ejecutados sino frente a los datos que nos suministraron las contralorías territoriales y el Ministerio de Educación y efectivamente encontramos municipios y departamentos, pero fundamentalmente las municipalidades en la Guajira, Sucre y Córdoba. Son en total 40 municipios en los cuales pudimos evidenciar, producto de la rendición de la cuenta que hacen los municipios, que se quedaron los recursos sin ejecución. A juicio nuestro eso no tiene una eventual justificación y lo que hemos hecho es darle traslado a las autoridades pertinentes”, dijo Rodríguez.

Para el funcionario público, “la gran cantidad de fuentes que esta nutriendo esa gran bolsa, de la cual se deben ejecutar esos recursos, está dificultando no solamente la ejecución sino también el control del mismo”, pues el programa fue manejado primero por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y posteriormente fue asumido por parte del Ministerio de Educación Nacional.

Para el auditor no puede ser que las gobernaciones contraten por un lado y las alcaldías por otro, lo que dificulta la planeación. “Es urgente realizar una reestructuración (…) es necesario que exista una adecuada planeación y ante todo que se pueda realizar una ejecución continua del mismo para poder realizar un control, pues como esta hoy en día es una total desorganización y quienes terminan pagando los platos rotos son los niños y los usuarios”.  

Cabe recordar, que se han identificado cuatro modalidades para el desfalco a los recursos del PAE; el personal que se presenta en la propuesta no ejecuta el contrato, el suministro de alimento en mal estado, irregularidades en las facturas y movimientos contables injustificados.