Cuatro de las personas asesinadas este jueves en la masacre de Corinto, pertenecían a la Fundación Desarrollo de las Ingenierías y Desarrollo de la Salud para la Proyección Social (Fundispros) con sede en el municipio de Neiva.

“Todos tienen signos de tortura, uno de ellos fue degollado. Por otro lado, los familiares de dos de los fallecidos ya hicieron presencia”, aseguró Leonardo Andrés Rivera, secretario de Gobierno de Corinto, Cauca.

Según las autoridades, los fallecidos ya venían haciendo trabajos de topografía en la zona varias semanas atrás.    

“Eran ingenieros topógrafos, lo que se dijo en el consejo de seguridad es que eran unos ingenieros que venían haciendo unos trabajos para distritos de riego, en el sector de Caloto”, agregó Rivera.

Dos de los asesinados eran oriundos del departamento de Huila.

Uno de ellos es un joven de 21 años identificado como Diego Alejandro Cerquera nacido en el municipio de Palermo, quien era hijo del exconcejal de la localidad, Eder Cerquera.

La otra persona fue identificada como Roosebelt Saavedra Solarte, quien era oriundo de Neiva. Entre tanto, Carlos Mario López y Diego Hernán Rodríguez  eran de Florida, Valle.

En los municipios de la zona norte del Cauca hay temor, la gente dice que los grupos armados al margen de la ley están mostrando el poder militar que tienen frente a un Estado, que también muestra debilidad para combatirnos.  

En el consejo de seguridad que se adelantó este viernes, el ministro de Defensa, Guillermo Botero y la cúpula militar no llegaron. Se indica por parte de algunas autoridades, que se encuentran en el municipio de Miranda y de allí irían a la ciudad de Popayán.