La Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP dio inicio al cumplimiento de la orden de la Sección de Apelación del Tribunal Especial para la Paz que dispuso la realización de una audiencia única de verdad con Salvatore Mancuso Gómez.

Una Subsala de la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas debe avanzar de manera temprana en el análisis de acceso a la JEP de Mancuso, pero solo como antiguo y confeso comandante o cabecilla paramilitar incorporado materialmente a la fuerza pública, desde la funcionalidad militar.

La comparecencia a la JEP de Mancuso Gómez como tercero civil ya fue descartada por parte de la Sala de Reconocimiento de Verdad de la JEP y esa decisión fue confirmada por la Sección de Apelación.

Lea también: Se reduce en un 50 % el precio del SOAT para motos de bajo cilindraje y otras categorías de transporte público

Debe recordarse que Mancuso Gómez, como miembro de una organización paramilitar, continúa en su condición de postulado a la Ley 975 de 2005 (de “Justicia y Paz”). Por esta razón, esa justicia la encargada de investigar y sancionar los hechos que en tal rol cometió Mancuso Gómez.

La Subsala le preguntó a Mancuso Gómez si está dispuesto a concurrir a la audiencia única de verdad, en los términos y condiciones dispuestos en el Auto de la Sección de Apelación TP-SA 1186 del 21 de julio de 2022. Si la respuesta es afirmativa, el solicitante deberá entender y asumir que será convocado a la audiencia única de verdad para demostrar fehacientemente que se incorporó funcional y materialmente a la fuerza pública.

Para ello, la Sala le dio traslado al interesado de un temario y le dio un plazo de 45 días hábiles, contados a partir de la comunicación de la respectiva decisión judicial, para responder. Luego de ese plazo se continuará con el trámite procesal correspondiente de contrastación y verificación, de pedagogía y de convocatoria a la audiencia, si a ello hubiere lugar.

En consecuencia y como alistamiento, la Subsala dispuso la presentación escrita por parte de Mancuso Gómez de una propuesta de aporte a la verdad como posible comandante paramilitar incorporado funcional y materialmente a la fuerza pública, inicialmente entre 1989 y 1997 y, luego, hasta 2004.