La Jurisdicción Especial para la Paz presentó este miércoles el balance de su segundo año de gestión. El evento tuvo lugar en ‘’Fragmentos’’, la obra elaborada por la artista Doris Salcedo y un grupo de mujeres víctimas de violencia sexual con parte de las 8.994 armas entregadas por la antigua guerrilla de las Farc.

La presentación del informe de gestión se inició con un minuto de silencio en memoria de los líderes sociales asesinados en el país.

‘’En 2019 la JEP profirió 16.500 decisiones judiciales y realizó 82 audiencias. En el marco de los siete macrocasos que ha abierto la Sala de Reconocimiento, se recibieron 256 versiones presenciales y 43 versiones escritas de comparecientes. En el Caso 01, sobre secuestro, se rindieron seis versiones colectivas, en las que participaron 350 comparecientes, exintegrantes de las Farc’’, indicó la presidenta de la JEP, Patricia Linares Prieto.

Al concluir 2019 un total de 12.235 personas se habían sometido a la JEP (9.720 exFarc, 2.431 de la Fuerza Pública, 72 agentes del Estado y 12 por protesta social). Asimismo, la JEP estudiaba las solicitudes de sometimiento de 916 terceros y agentes del Estado diferentes a Fuerza pública.

Al mismo tiempo la Sección de Revisión de la JEP rechazó 52 solicitudes de garantía de no extradición (contemplada en el artículo transitorio 19 de la Constitución Política), concedió una y negó otra.

​La Jurisdicción también consolidó su presencia territorial en 28 departamentos, a través de 20 enlaces territoriales, 39 profesionales de atención psicojurídica a víctimas, 32 profesionales de atención psicojurídica a comparecientes y 3 sedes territoriales en Corozal, Cúcuta y Pasto.

La presidenta de la JEP también destacó la sanción de la Ley estatutaria de la JEP (Ley 1957), en junio de 2019, luego de un debate democrático difícil y complejo en el Congreso de la República alrededor de las objeciones presidenciales.

Publicidad

Entre las dificultades afrontadas por esta Jurisdicción, la magistrada Linares lamentó el rearme anunciado por una docena de antiguos miembros de las Farc, situación que calificó como “una traición de esas personas a las víctimas, a la sociedad colombiana y a la comunidad internacional», y que la JEP sorteó en el menor tiempo posible, procediendo a su expulsión. Hasta la fecha, la JEP ha expulsado a siete exintegrantes de las Farc.

Linares Prieto subrayó la importancia del apoyo de la comunidad internacional no solo a la Jurisdicción, sino a la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas. Con esas entidades, que hacen parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición se ha podido avanzar en un trabajo articulado, señaló la magistrada Linares.

“Nuestra tarea apenas se inicia, sentamos las bases, construimos cimientos sólidos, despertamos corazones y conciencias, lo avanzado hasta hoy nos permite decir que paulatinamente contribuiremos a que esa verdad hasta ahora esquiva, esa verdad que también ha sido víctima emergerá para dignificar a las víctimas, para aliviar su dolor, para que todos evitemos que se repita, para que rompamos la barrera que impide que nos enfrentemos a un dolor inadmisible e irrepetible, para impedir que como Aureliano Segundo en Cien Años de Soledad, aún luego de escuchar el relato de su propio hermano, se negará a creer la versión de la masacre y la pesadilla del tren cargado de muertos que viajaba hacia el  mar, dando paso a una memoria colectiva que dignifique y abra definitivamente las puertas a una paz estable y duradera“, concluyó la presidenta de la JEP.