Nueve años después de la muerte de Luis Andrés Colmenares, el drama de su familia no para. En redes sociales, Luis Alonso Colmenares, padre del joven, denunció este domingo que la más reciente placa instalada en el parque El Virrey, sitio donde encontraron muerto a su hijo, fue profanada.

El Sistema Informativo del Canal 1 habló con él sobre el hecho y dijo que esta agresión a su familia le causa “impotencia e indignación”.

“Uno se indigna, y la situación de impotencia de ver la gente que está detrás de todo, quién sabe cuál es la intención que tenga, pero nosotros en eso no nos vamos a cansar, nosotros no claudicamos hasta que haya justicia en este crimen”, sostuvo.

Durante la entrevista manifestó que está convencido de que la cámara de seguridad, instalada en el costado norte de un hotel cercano, grabó a quienes vaciaron una bolsa de tierra sobre la piedra tallada, así como, dice él, a los implicados en el supuesto crimen de Luis Andrés.

“Esa cámara tiene que tener imágenes de las personas que llevaron a cabo ese hecho, pero como en esa oportunidad todo lo que había en cámaras lo eliminaron, pasó igual”, señaló.

Contó que esta placa es en piedra porque las dos anteriores ya han sufrido daños. Estas habían sido donadas por activistas de redes sociales que honran la memoria de su hijo.

“Yo regresé el sábado de Barranquilla, el domingo al mediodía después de ir a misa fui a verla porque el único que no la había visto era yo, fui y encontramos que le tiraron una bolsa de tierra, y la taparon y la encontramos tapada”, recordó.

Publicidad

La placa solo duró 24 horas sin ser violentada, explicó, y aseguró que un testigo vio cómo desde el sábado en la noche ya estaba tapada.

Luis Alonso Colmenares, con tono más sereno, también se refirió a lo que piensa de la justicia del país, pues dice ser víctima del ‘cartel de la toga’ y pidió una constituyente judicial en Colombia.

“En el caso nuestro, en el cual no hemos claudicado (…) hasta víctimas fuimos del ‘cartel de la toga’ porque unos magistrados de la Corte Constitucional intentaron afectar la revisión de una tutela que nosotros habíamos interpuesto […]. La justicia es un aparato ineficaz desde todo punto de vista que hay que buscar la manera de renovarlo en todo sentido, en sus formas de gobierno, en la manera de resolver las cosas; yo sí estoy de acuerdo en que haya una constituyente judicial para revisar todas esas estructuras”, agregó.

Le puede interesar: “Miserables”: dura respuesta de familia Colmenares por fotos de Luis Andrés muerto

Este mismo año el caso Colmenares volvió a ser mediático por cuenta del estreno de la serie producida por Netflix ‘Historia de un crimen: Colmenares’, que deja un manto de duda sobre la hipótesis de un asesinato y en menos medida sobre la de un accidente. Sobre su realización, señaló que nunca han estado en ningún sentido con ella, y que por el momento el abogado Jaime Lombana, quien lleva el caso de su hijo desde el inicio, está manejando ese tema.

El próximo 31 de octubre se cumplen 9 años de la muerte de Luis Andrés Colmenares, quien después de haber asistido a una fiesta de disfraces, en una discoteca de la Zona T en el norte de Bogotá, apareció muerto en el caño del parque El Virrey, episodio que se convirtió en uno de los casos mediáticos y judiciales más importantes de los últimos años.

A la fecha, por la muerte de Colmenares no hay ningún condenado. Laura Moreno y Jessy Quintero, las dos estudiantes que acompañaban a Luis Andrés la Noche de Brujas de 2010, día en el cual falleció, fueron absueltas el 20 de febrero del 2017 al no encontrar pruebas suficientes.

Por otro lado, Carlos Cárdenas, el exnovio de Laura Moreno y quien estuvo detenido dentro del proceso, quedó absuelto en el 2014 de su presunta participación en la muerte de Colmenares bajo el argumento de la ‘duda razonable’, es decir, no se encontraron pruebas concluyentes en su contra.

Aunque sí hay tres sentenciados por falso testimonio dentro del caso: José Wílmer Ayola, Jesús Alberto Martínez y Johnattan Martínez. Pero el pasado 16 de agosto del 2018, Martínez resultó muerto en extrañas circunstancias dentro de la cárcel La Picota en Bogotá, mientras cumplía su condena. 

La familia Colmenares ha insistido en que no se trató de un accidente y en que los jóvenes que lo acompañaban esa noche tuvieron responsabilidad en su deceso.