La Unión Patriótica, que nació de la primera negociación de paz con las Farc tuvo su cuarto congreso esta semana y su líder planteó un revolcón que implica abrir las puertas del movimiento inclusive para personas que no sean de izquierda.