El rector de la Universidad Autónoma del Caribe, celebró la medida preventiva con el inspector establecido por el Ministerio de Educación y le pidió a la ministra que vaya más allá y se acabe con el cartel de demandas en contra de la universidad.

“Le pido señora ministra que utilice los mecanismos que le da la ley para utilizar todos los mecanismos de salvamento para que la universidad pueda acceder a sus recursos  y se acabe el cartel de los embargos que nos tienen en la Autónoma. Hay un cartel de los embargos, hay personas recorriendo los distintos corredores del centro cívico y llamando a los proveedores para ver que cuenta hay pendiente con universidad para encargarnos”, aseguró el rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramsés Vargas.

A los catedráticos y docentes les adeudan varios meses de salario, de prestaciones sociales y denuncian que cuando reclaman son despedidos.

“Solicitamos nuestros recursos económicos que tenían tres meses que no nos pagaban y nos vinculamos a un sindicato, eso es básicamente la respuesta que nosotros creemos porque en la carta de despido dice que somos un despido sin justa causa”, manifestó el ex profesor de tiempo completo, Robin Jiménez.

Los estudiantes los más perjudicados en este situación reclaman profesores de tiempo completo y catedráticos para poder desarrollar sus clases.

Finalmente el rector informó que vendieron el equipo de Fútbol, Uniautónoma F.C. y los dineros fueron destinados a extensión universitaria. Ramsés Vargas anunció que no recibe sueldo, ni prestaciones sociales desde agosto del año anterior.