El asesinato del popular humorista Jaime Garzón, el 13 de agosto de 1999, mostró la degradación del conflicto colombiano y ahora, 23 años después de ese crimen que estremeció al país, su vida y pensamiento vuelven con fuerza en una novela gráfica que es también un retrato de la Colombia actual.

“La novela recoge la vida de Jaime y su pensamiento y también pone en contexto los hechos que terminaron en su homicidio”, afirma en una entrevista con Efe su hermano, el dibujante y caricaturista Alfredo Garzón, coautor junto con la actriz y dramaturga Verónica Ochoa de “Garzón, un duelo imposible”, que será publicado en ediciones digital e impresa en los próximos meses.

Le puede interesar: Naciones Unidas respalda el diálogo de Colombia con el ELN y ofrece su apoyo

Según Alfredo, esta novela gráfica “es una memoria, un documento de esos diez años en que Jaime estuvo en los medios, en la radio, en la televisión, y pone en contexto su asesinato como un caso contra la libertad de pensamiento y de expresión”.

Jaime Garzón, también abogado y periodista, fue asesinado en Bogotá por sicarios mandados por el entonces jefe de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Carlos Castaño, con la complicidad de agentes del Estado, entre ellos José Miguel Narváez, en la época subdirector del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la policía secreta.

Castaño, ya fallecido, fue condenado por el crimen, al igual que Narváez, pero este “sigue estando protegido por el aparato estatal y nunca ha estado en la cárcel”, recuerda Alfredo, quien critica la impunidad reinante porque aunque al proceso han sido vinculadas cerca de 20 personas, la justicia no llega.

Le recomendamos leer: Falleció el excanciller de Colombia, Diego Uribe Vargas

“El libro se llama ‘Garzón, un duelo imposible’ porque este proceso de más de tres años de trabajo ha sido para mí la elaboración de un duelo y el darme cuenta de que ese duelo es imposible, entre otras razones, porque lo que le sucedió a Jaime le sigue sucediendo a muchos colombianos”, como por ejemplo a los líderes sociales asesinados.

Investigación editorial

La idea de hacer un libro sobre ese popular personaje que llegaba a los hogares colombianos por el programa de sátira política y humorística “Quack, el ‘noticero'”, dio vueltas en la cabeza de Alfredo durante años hasta que se encontró con Verónica Ochoa, que había hecho una obra teatral sobre Jaime Garzón, llamada “El corruptour”, para lo cual hizo “una investigación muy juiciosa del caso” y así nació este proyecto editorial.

El resultado de esta novela gráfica, en la que participa también un equipo de dibujantes y editores con edades que van desde los 18 hasta los 70 años, “es un libro muy bello, de 500 páginas, en una edición también preciosa, con un objetivo social” que es ponerlo al alcance de cualquier persona.

“Más que componer un relato anecdótico o biográfico, queríamos configurar una especie de pensamiento sobre lo que pasó con el magnicidio de Jaime y lo que eso dejó en la sociedad y cómo eso hizo que sus palabras, lejos de perder vigencia, cada día como que tienen mayor pertinencia”, complementa Ochoa.

La coautora añade que Jaime Garzón parece haber “tenido una mirada del país muy adelantada” a su tiempo, “como si tuviera claridad de a dónde nos dirigíamos”, lo que se puede constatar en su crítica política.