En el marco de las conmemoraciones por el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, que se realiza todos los 15 de junio, la Defensoría del Pueblo solicitó que el país deposite el instrumento de ratificación ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

“Dada su relevancia e importancia para promover, proteger y asegurar el reconocimiento y el pleno goce y ejercicio en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor, es fundamental contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad”, resaltó el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Lea más: Terremoto de magnitud 5,9 en Afganistán deja más de mil muertos y cientos de heridos

Camargo explicó que aunque está cerca de contar con un instrumento internacional para la protección de los derechos humanos de las personas mayores en Colombia, como es la Convención Interamericana, “no se están adoptando las acciones necesarias para su aplicación”.

“Deben adoptarse todas las medidas que nos permiten proteger a las personas mayores y así poder ajustar y armonizar la normativa colombiana, las políticas públicas y todos los programas existentes sobre la vejez y el envejecimiento, a la luz de lo dispuesto en dicha Convención”, señaló el defensor.

Conozca más: Joe Biden considera suspender el impuesto a la gasolina durante tres meses

Durante la instalación del panel, Carlos Camargo señaló la importancia de adoptar políticas claras, con presupuestos definidos y con asignación de responsabilidades para atender el proceso de envejecimiento y la vejez misma con enfoque de derechos.

Aseguró, que esto es necesario porque en Colombia viene aumentando de manera constante la proporción de personas de 60 años y más y, disminuyendo progresivamente la proporción de la población de niños y niñas.

Lea también: Ex-Farc que confiesen sus delitos no tendrán prisión

Esto, debido a múltiples factores entre los que se cuentan: disminución del número de hijos por mujer en edad fértil, avance científico en los tratamientos y medicamentos y disminución de la mortalidad de las personas mayores, extendiendo la esperanza de vida, especialmente de las mujeres mayores.

Esto reviste la mayor importancia dado que para el año 2020 dos de cada 10 personas mayores en Colombia se encontraban en situación de pobreza multidimensional, teniendo más incidencia en los centros poblados y rural disperso.

Podría leer: Rodolfo Hernández dice que no autoriza reclamos de las elecciones en su nombre

Según el DANE, para el año 2022 en Colombia se estima que hay al rededor de 7.400.000 personas mayores, algo más del 14 % de la población total; 45% son hombres y 55% mujeres.

Las desigualdades históricas y persistentes se multiplican con el paso del tiempo, al punto de ser la vejez el momento del transcurso de la vida donde se acumula la mayor cantidad de inequidades, discriminaciones y desprotecciones y, por lo mismo, también las mayores vulneraciones a sus derechos humanos.

Le recomendamos leer: La victoria de ‘los nadies’

Una muestra de ello se evidencia cuando de 10 personas en edad de jubilación en Colombia solo 2,5 logran pensionarse, incluso esta desprotección se agrava aún más en la ruralidad, donde de cada 10 personas solo una cuenta con pensión en la vejez.

De otra parte, y según el boletín del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, entre enero y abril de 2022 se registraron 1.176 muertes violentas en personas de mayores, mientras en el mismo periodo del año inmediatamente anterior se registraron 1.039 muertes, es decir, un aumento del 13,19%.

Quizás le interese: Gobierno anuncia fin de emergencia sanitaria en Colombia

A su turno, el Instituto Nacional de Salud reportó para la semana 19, del 8 al 14 de mayo, 178 casos de personas de 60 años y más, en el evento de violencia de género y violencia intrafamiliar; de las cuales el 70% son mujeres y el 30% son hombres.

“Estas cifras nos hablan de un proceso de envejecimiento y vejez afectado por las violencias directas (maltrato y abuso), indirectas (discriminación) y también la violencia estructural; entre todas ellas, la violencia intrafamiliar que, en muchos casos, se causa por la falta de seguridad y autonomía económica que caracteriza en Colombia este periodo de la vida”, lamentó el defensor del Pueblo.