Investigadores de la Universidad del Magdalena y del Quindío registraron la presencia del lagarto más pequeño del mundo en el Parque Nacional Natural Tayrona.

Se trata del Lepidoblepharis miyatai, no es más grande que una moneda de $100 y era conocido como posiblemente extinto por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.

“Es un lagarto pequeño endémico del bosque seco tropical del noroeste de la Sierra Nevada de Santa Marta”, asegura la investigadora Liliana Saboyá.

Con el financiamiento de la Sociedad Zoológica de Londres, el grupo de investigadores está conformado por biólogos, antropólogos y profesionales en Cine y Audiovisuales.

Su proyecto es denominado: “El pequeño mundo de Lepidoblepharis miyatai: Relaciones taxonómicas-ecológicas como herramientas de Conservación”.

El mayor número de poblaciones se encontró en los bosques de sectores como Bonito Gordo, Ensenada Concha, Gayraca.

Durante más de 52 años, “esta especie pasó desapercibida y se consideraba como posiblemente extinta”, destaca la investigadora.