Uno de los grupos más afectados por la emergencia sanitaria es la población ocupada del comercio informal y que se puede identificar como “emprendedores de a pie”, por tal razón el Gobierno nacional avanzó en una estrategia para la reactivación económica de estas personas.

“Hoy más que nunca debemos implementar medidas audaces e innovadoras para superar la crisis y reconfigurar el aparato productivo para generar equidad e inclusión en favor de mujeres, jóvenes e informales. En esta búsqueda, requerimos del concurso de los gobiernos nacional y local, el sector privado y la sociedad civil”, afirmó la vicepresidenta.

Como resultado se articularon programas y apoyos otorgados por entidades nacionales a aquellos ofrecidos por gobiernos municipales, dando origen a un ecosistema de servicios para el acceso de esta población y los micronegocios que los emplean, a oportunidades de desarrollo humano, mercadeo y comercialización, innovación, financiación y asociatividad.

Vea también: Fuerte temblor se sintió en varias regiones del país

“Con ello, queremos poner en marcha un laboratorio social para la inclusión productiva, que ofrezca dos rutas: una para empleabilidad y otra para emprendimiento con prioridad en la sostenibilidad, crecimiento y expansión de micronegocios, con y sin establecimiento, habilitando así su tránsito hacia la formalidad. Vale resaltar dos estrategias que desarrollamos con Confecámaras y Minuto de Dios: la anotación simplificada y el programa de mentorías para micronegocios. Con ellas, obtendremos información valiosa para la focalización y ajuste de la oferta”, aseguró la vicepresidenta.

Publicidad

Así pues, se priorizó la puesta en marcha de proyectos piloto en 10 ciudades capitales, lo que permitirá visibilizar sus beneficios y aprendizajes, con miras a la implementación a nivel nacional.

Los pilotos comenzarán con Cúcuta, Barranquilla, Popayán, Bucaramanga, Pereira, Villavicencio, Ibagué, Neiva, Montería, y Cartagena, para promover el tránsito gradual de la informalidad a la formalidad.