Este martes en Bucaramanga, capital de Santander, se presentaron largas filas de personas incumplimiento las normas sanitarias y creando caos bancario, esto por cuenta del inicio de la entrega de bonos vitales a familias vulnerables

Nancy Guerrero, vendedora ambulante afirmó que “lo que me da miedo es dejar morir a mis hijos de hambre, porque ya me están pidiendo de comer y qué hago. Si agilizaran un poquito en el banco o si hubiera otro tipo de organización yo creo que la gente obedece”.

Los beneficiarios denuncian que los bancos no están respetando los picos y cédula para el cobro.

Entre tanto el Gobierno Departamental pidió al presidente ampliar las ayudas a más estratos pues el hambre y la necesidad están tocando todos los sectores.

El gobernador de Santander, Mauricio Aguilar Hurtado, afirmó que “la ayuda del Gobierno Nacional hay que ampliarla no sólo a las familias vulnerables de estratos bajos sino también familias de estratos 3 y 4 porque ellas también comienzan a generar situaciones muy preocupantes en el departamento”.

Y mientras se implementan más acciones para que la gente cumpla la cuarentena, las autoridades intensifican los comparendos, a la fecha sólo en Bucaramanga 700 personas han sido sancionadas por violar la cuarentena.