A partir del primero de enero los consumidores sentirán los efectos del alza de bienes y servicios por cuenta de los ajustes al salario mínimo y el incremento de la inflación.

Con la inflación suben los arriendos, peajes y algunos créditos del sistema financiero.

En cuanto al salario mínimo, las alzas se evidencian en los comparendos, las cuotas moderadoras de las EPS, el seguro obligatorio contra accidentes de tránsito, las matrículas de colegios y los servicios notariales.