Luego de realizar una vigilancia especial al caso del periodista Yesid Mauricio Orjuela, la Procuraduría General de la Nación remitió a la Superintendencia de Salud y al Tribunal de Ética Médica los hallazgos encontrados frente a presuntas irregularidades en la atención del comunicador, fallecido el pasado 18 de agosto a causa de una peritonitis.

Así las cosas, se investigarán las presuntas responsabilidades disciplinarias de los funcionarios de la E.S.E. Hospital de Engativá, Subred Norte, la Secretaría de Salud, la Entidad Asesora de Gestión Administrativa y Técnica y la EPS Medimás.

Le puede interesar: Medimás investiga causas de fallecimiento de periodista

El Ministerio Público habría encontrado “evidencias que darían lugar a indagar sobre posibles fallas administrativas en el Hospital de Engativá, al no contar con los suministros que permitieran hacer el examen requerido” para detectar la enfermedad del periodista y así prestar un servicio oportuno.

Según los hallazgos, pudo existir una negligencia “al suministrar a Orjuela un medicamento que enmascaró el dolor y volvió confuso el cuadro clínico, lo que habría contribuido al deterioro de su salud”.

La investigación, también cobija a la Clínica General de la 100 S.A.S., luego que el comunicador fuera “remitido por la Clínica Shaio, donde le identificaron una obstrucción abdominal y advirtieron la necesidad de una interconsulta de gastroenterología, diagnóstico que al parecer fue omitido, y a pesar de la persistencia de los signos y síntomas al paciente se le dio de alta el 9 de agosto”.

De acuerdo con las pruebas, el paciente no habría sido visto por un especialista de la IPS, lo que demoró su cirugía, siendo esta una de las posibles causas del shock séptico, que finalmente terminó en su deceso.

Publicidad

Por otro lado, para el Ministerio Público, “Medimás presuntamente incumplió con la realización de actividades de evaluación, seguimiento y mejoramiento de los procesos de atención de salud prestado al paciente, y al parecer, no adelantó acciones de vigilancia sobre la red contratada, lo que habría conllevado a una posible falta de garantías en el acceso, seguridad, oportunidad, pertinencia y continuidad del servicio”.

Finalmente, pidió que se verifique el cumplimiento de las funciones de control y vigilancia que habría debido adelantar la Secretaría de Salud.