Édgar Jiménez Mendoza, conocido como ‘El Chino’ amigo y fotógrafo personal del extinto capo, guarda en su archivo un detrás de cámaras de los momentos poco conocidos de Pablo Escobar. 

‘El fotógrafo de la mafia’ como es conocido, retrató todo tipo de encuentros y celebraciones, y fue uno de los coordinadores de la campaña de Escobar al Congreso.

Lea también: ¿Por qué Colombia tendrá menos festivos en 2022?

Mendoza sobrevivió a la peor época de la guerra, para así poder contar su historia. Desde hace más de tres décadas conserva en su casa un valioso archivo íntimo de la cotidianidad familiar y la vida social y política del extinto narcotraficante.

FOTO: EDGARD JIMÉNEZ

Su lealtad incondicional y su discreción lo llevaron a registrar en el círculo más íntimo de amigos y familiares del jefe del Cartel de Medellín.

En sus inicios como fotógrafo, en los años setenta, fue militante de la Anapo y registró las campañas políticas del general Rojas Pinilla, de su hija María Eugenia y de sus seguidores en Antioquia. Posteriormente, de la mano de Israel Santamaría, excongresista de la Anapo y uno de los fundadores del M-19, ingresó a una célula clandestina de la guerrilla, en tareas relacionadas con divulgación, prensa y fotografía.

(FOTO: EDGARD JIMÉNEZ)

De igual manera, participó como pionero de la pornografía local, como el primer fotógrafo de la revista Cuerpos, editada en los años ochentas por alias El Poeta, quien fuera el relacionista público de Escobar.

FOTO: SAMANTHA SCHMIDT