Cuantiosas pérdidas económicas y dificultades en la logística reportan los transportadores de carga, tras 5 días de cierre de la autopista Medellín – Bogotá  en el municipio de San Luis, oriente antioqueño.

El recorrido aumentó 10 horas, es decir, que si antes se demoraban nueve horas en llegar a Bogotá ahora tardan 19.

Las pérdidas son de $200 mil diarios por vehículo, lo que aproximadamente son $100 millones cada día.

Por esta importante carretera circulan cerca de 1.700 vehículos, de los cuales 600 son de transporte de carga. Entre tanto, las rutas alternas han colapsado, pues no tienen la suficiente infraestructura.

Según Invias, se han hecho trabajos continuos logrando la remoción de más de 23 mil metros cúbicos de tierra, pero el despeje total tardaría una semana más.