El alcalde de Cali, Maurice Armitage, aseguró que la única forma de garantizar que Colombia progrese es tener como prioridad la educación, no la guerra, y ofrecerle a los niños escuelas seguras.

Al presentar en una rueda de prensa en Bogotá los avances del programa “Mi comunidad es escuela”, que realiza la Alcaldía de Cali en asocio con el Banco Mundial (BM), el mandatario indicó que “si hay algo que atrasa a Colombia es la falta de una buena educación que se pueda recibir en unos espacios adecuados”.

Asimismo, dijo estar convencido de que “la injusticia social se da porque falta reconstruir la sociedad mediante la educación”.

“Mi comunidad es escuela”, considerado el programa bandera de la administración de Armitage, busca darle desde 2018 a los menores de la ciudad un lugar seguro para crecer como personas y ciudadanos.

Para ello se han destinado recursos por más de 500.000 millones de pesos (unos 156 millones de dólares) con el objetivo de mejorar la infraestructura de las instituciones educativas públicas de la ciudad.

A la fecha, con estos recursos el programa ha beneficiado a 80.000 estudiantes de preescolar a grado once de bachillerato, 4.500 docentes y 20.000 familias a través del fortalecimiento del vínculo con la escuela.

Según Armitage, “este primer empuje que se le ha dado a la educación se financió directamente con fondos del municipio y préstamos en la banca”, gracias a los cuales se han reconstruido 150 colegios y se hicieron 18 nuevos, así como siete Centros de Desarrollo Infantil.

A pesar de que el mandato de Armitage termina el próximo 31 de diciembre, para garantizar la continuidad del programa “se dejó un compromiso en el plan de desarrollo de la ciudad y en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en el que esperamos que los próximos alcaldes sigan trabajando por la educación”, señaló el gobernante.

Por su parte, el gerente de infraestructura y desarrollo sostenible para Colombia y Venezuela del Banco Mundial, Taimur Samad, aseguró que la entidad “ha querido apoyar a Cali para convertirse en la primera ciudad en el mundo en implementar su metodología Hoja de Ruta Hacia Escuelas Más Seguras y Resilientes”.