El departamento de Nariño se ha visto sumido en una difícil situación, que desde lo económico ha generado pérdidas de hasta 1320 millones de pesos diarios, uno de los segmentos más afectados es el hato lechero desde el cual se tienen quebrantos por más de 1000 millones de pesos, con un millón de litros represados y que en medio de la crisis por el paro han tenido que regalar y hasta verter el producido. Otro de los segmentos afectados es la salud, pues se ha generado una alerta amarilla en el sector.

“En este momento pues, en las fincas los ganaderos la están usando para levante de terneras pero no es suficiente, un resto de la leche se le dona a hogares infantiles, a ancianatos, pero con dos días de donación están llenos y al tercer día ya no quieren recibirla, entonces la única solución desafortunadamente para este negocio es deshacerse del producto de cualquier manera”, indicó Eudoro Bravo Rueda, director ejecutivo de Sagan -Sociedad de Agricultores y Ganaderos de Nariño.

Por su parte, Francisco Revelo, director de Planeación y Competitividad de la Cámara de Comercio Pasto, dijo: “En el caso de la leche hay algunas restricciones, no solamente por su condición de que es un bien perecedero, la leche tiene que estar refrigerada y una leche que no esté en refrigeramiento puede perder sus capacidades en cuestión de horas, máximo en un par de días, entonces es un tema, primero sanitario y segundo hay todas unas restricciones desde el Estado para no poder comercializar esa leche, porque la transacción de la leche está regida por unas tablas que reconocen la calidad de la leche, entonces al donarse no se percibe esa calidad y sencillamente nuestro productores dejan de percibir el esfuerzo de su trabajo”.

En caso que los medicamentos no llegaran al departamento de Nariño, los usuarios podrían sentir el coletazo que provocaría el desabastecimiento de insumos médicos.

“Al existir un desabastecimiento total, realmente estaríamos poniendo en riesgo la salud de nuestra población, las alternativas indudablemente no hay ninguna otra sino buscar, trasladar y que lleguen a la ciudad de Pasto y desde luego de aquí a todos los prestadores los insumos que ellos necesitan, para ese evento ya escucharon al instituto, están abiertas todas la opciones, transporte aéreo, transporte marítimo, corredores humanitarios y el decidido apoyo y cooperación del Ministerio de la Protección Social”, señaló Bernardo Ocampo, director del Instituto Departamental de Salud de Nariño -IDSN.

Las pérdidas continúan en aumento, sin embargo, las autoridades locales generan planes de contingencia para evitar que el desabastecimiento cause mayores estragos; en cuanto al combustible, el Decreto 0077 de 2019, emanado por la Alcaldía de Pasto dispuso ventas únicamente a vehículos de servicio público, servicio público especial y de asistencia técnica o grúas, lo cual deja por fuera la distribución a los automotores particulares.

Lorena Caicedo