Leyner Palacios, ganador en 2017 del Premio Pluralismo Global por reivindicar los derechos de las víctimas del conflicto y sobreviviente de la masacre de Bojayá (2002), es el nuevo integrante de la Comisión de la Verdad de Colombia.

Palacios reemplaza a Ángela Salazar Murillo, quien murió el pasado 7 de agosto en un hospital del municipio de Apartadó, Antioquia, a causa de la COVID-19.

Tras un riguroso estudio en la que se evaluaron aspectos como su trayectoria, pertenencia étnica y conocimiento del conflicto armado colombiano, Palacios fue elegido como nuevo comisionado.

La comisión, creada a instancias del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC en 2016, forma parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que incluye además la Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Palacios se desempeña como secretario general de la Comisión Interétnica de la verdad de la región del Pacífico, que trabaja por los derechos de las víctimas y las comunidades en esa región del país.

Publicidad

En carne propia

El líder social Leyner Palacios ha vivido en carne propia el conflicto armado y por su liderazgo en favor de las víctimas ha sido víctima de amenazas de muerte.

Nació en la población de Bojayá, Chocó, en donde comenzó su activismo por los más afectados por la violencia.

El 2 de mayo de 2002 Palacios perdió 32 familiares y amigos en Bojayá, escenario de una de las peores masacres del conflicto.

Esa matanza ocurrió cuando la guerrilla de las FARC lanzó un cilindro bomba contra las paramilitares Autodefensas y el explosivo cayó en la iglesia donde se había refugiado parte del pueblo, matando al menos a 79 personas, aunque otras cifras hablan de 119 muertos y decenas de heridos.