Tras conocerse la liberación del soldado Jesús Ramírez, el intendente de la Policía Wilmer Rentería, el subintendente Luis Torres, el patrullero Leandro Gómez y dos contratistas que habían sido interceptados por el ELN en zona rural de Quibdó (Chocó), y llevados con rumbo desconocido el pasado 3 de agosto, el presidente Iván Duque afirmó que se trata de una buena noticia.

«Celebro que haya personas retornando hoy a sus hogares después de haber padecido secuestro», añadió.

El mandatario de los colombianos ratificó «que si hay genuina voluntad de paz, ahí estará el gobierno pero eso implica liberación de todos los secuestrados».

Afirmó que incluso el ELN deberá «comenzar por la suspensión de actividades criminales, si quieren una verdadera voluntad de paz».

Aseguró que no se pueden aceptar actos de violencia «cuando se habla de paz».

«Si se mantiene liberación de secuestrados aquí habrá interlocución», añadió.