Tras la audiencia un juez dejó en libertad a los dos patrulleros del Gaula, quienes dieron de baja a un ladrón que intentó realizar un fleteo al vehículo en el que ellos se movilizaban.  

Los dos policías fueron presentados ante un fiscal quien determinó que actuaron en defensa propia.

“Él iba armado y aparte de eso tenía un agravante, es que la motocicleta en que se moviliza había sido hurtada en la mañana y llevaba un arma sin permiso”, aseguró Eduardo Murillo, abogado de los agentes.

La justicia determinó que habían actuado en legítima defensa y sin responsabilidad.

“El artículo 32 del Código Penal habla sobre ausencia de responsabilidad. Cuando se actúa en legítima defensa hay una de las causales que lo exonera de responsabilidad teniendo en cuenta que la persona iba armada y usted en su reacción, en este caso los funcionarios lo dan de baja”, agregó Murillo.

Los patrulleros en el momento de los hechos estaban parqueados en una de las vías de ese sector, adelantando una investigación y por eso estaban vestidos de civil. Otro fletero involucrado en este hecho escapó herido.