Los vendedores de libros del Parque Centenario de Cartagena, ahogados por la situación económica, han decidido emprender una iniciativa desesperada: cambiar sus ejemplares de segunda mano por comida y víveres que les ayuden a mantener a sus familias.

Alegan que están “pasando una crisis bastante compleja”, pues cada día son menos las personas que compran libros en físico y hay semanas que no venden nada, por lo que decidieron acudir a esta medida drástica.

Uno de los dueños de los 29 kioskos de libros del parque, William Correa, que también es miembro de la Asociación de Libreros de Cartagena, explica que además del impacto económico que les ha dejado la pandemia, “la tecnología e Internet” han desplazado casi por completo al libro físico.

 

Le puede interesar: Un rayo mata a madre e hijos cuando iban a un cumpleaños

 

“Nos ha desplazado tanto, que prácticamente nosotros estamos literalmente pasando hambre”, agrega. Ante esta situación decidieron durante tres días cambiar libros por comida y así tener con qué alimentar a sus familias.

Son 29 libreros que llevan más de 15 años comercializando sus libros en unos kioscos de metal ubicados en uno de los costados de este apacible parque fundado en 1911 para conmemorar el centenario de la Independencia de Cartagena.

Unas semanas antes de acudir a este llamado de atención desesperado habían decidido vender artesanías para dinamizar las ventas en sus puestos de libros, pero las autoridades de Cartagena los obligaron a dejar de venderlas con el argumento que la autorización de venta en este espacio se restringía a los libros y no a las artesanías

 

Vea también: Migración Colombia reporta más de 67 mil migrantes irregulares en lo corrido de 2021

 

“Nos están atacando mucho lo que son las autoridades ya que nosotros estamos exigiéndoles como forma vital de nuestro sustento, la inclusión de las artesanías en nuestro parque Centenario”, dice Correa.

El librero asegura que al impedirles vender artesanías se les está “violando el derecho de llevar a sus casas el pan de cada día” y enfatiza en que sus “hijos están pasando hambre literalmente”.

“Deseamos que la administración (alcaldía de Cartagena) se dé cuenta que la artesanía no es un delito ni tampoco estamos robándole a nadie, para incluirlas en el día a día de lo que son las ventas acá en el Parque Centenario”, subraya.

 

Conozca más: Tras 20 semanas, anticuerpos de Sinovac caen al 40 %: estudio

 

En las estanterías atiborradas de libros se confunden textos universitarios, biblias, códigos civiles y uno que otro recetario de gastronomía exótica, con ejemplares en varios idiomas de los más encumbrados escritores de la literatura universal.

“Acá vendemos toda clase de libros desde ‘El Principito’ hasta un Gabriel García Márquez”, asegura Correa.

Los puestos de estos libreros son casi la única librería que hay en la ciudad y representan el último bastión de la literatura en Cartagena, ciudad que anualmente acoge al Hay Festival, una de las más prestigiosas reuniones de escritores y amantes de la lectura en el mundo.