En el hotel Tequendama había un salón reservado para la celebración del Sí, que no dudaba de su triunfo. Así reaccionaron ante los resultados a favor del No.