En una reunión sostenida entre líderes estudiantiles, la Policía, y la Procuraduría se acordaron estos protocolos para las marchas.

1. Identificación visual y concreta del grupo de derechos humanos de estudiantes.

2. Identificación concreta de los miembros de la Fuerza Pública que estarán en terreno.

3. Establecer un directorio y canales de comunicación concretos para saber a quién dirigirse si hay algún inconveniente en terreno.

4. Solicitar que el grupo de derechos humanos de los estudiantes, puedan hacer presencia en el PMU local.

Adicionalmente el procurador general Fernando Carrillo señaló que la Policía se comprometió a investigar varias denuncias sobre seguimientos a los manifestantes.

Carrillo también dijo que el Esmad se comprometió a intervenir únicamente cuando se produzcan desmanes, o se «afecte la integridad de otra persona».