Según el programa Somos Defensores, 47 líderes sociales y defensores de Derechos Humanos fueron asesinados en el primer trimestre de 2020, lo cual dispara los crímenes cometidos contra este sector de la población en un 88 %.

Los departamentos que más casos de líderes asesinados registran son: Cauca (nueve), Antioquia (ocho), Putumayo (seis), Norte de Santander (cinco), y en Huila (tres). Los otros crímenes ocurrieron en Chocó, Valle del Cauca, Nariño y Bolívar.

Somos Defensores también documentó 197 agresiones individuales contra 187 personas con liderazgo social, los tipos de agresión que se presentaron en estos meses fueron asesinatos, amenazas, atentados, detenciones arbitrarias, judicializaciones, desapariciones forzadas y robos de información sensible.

“Los primeros meses de 2020 han sido muy complejos para los liderazgos sociales en Colombia. Además de los altos niveles de violencia en los territorios y de las constantes agresiones en su contra por la labor de defensa de los Derechos Humanos, se está haciendo frente a una crisis provocada por la pandemia del Covid-19 que ha puesto en evidencia los vacíos del Estado en las regiones y las vulnerabilidades a las que está expuesta la población, especialmente en zonas rurales”, señala el informe de Somos Defensores.

Presuntos responsables

En relación con los presuntos responsables de las agresiones registradas durante el primer trimestre de 2020, dice Somos Defensores, que se encuentra que de las 187 personas defensoras agredidas, el 45 % de los hechos violentos (84 casos) fueron presuntamente cometidos por grupos paramilitares; en el 37 % (70 casos) se desconoce el autor; en otro 7 % (13 casos) la Fuerza Pública; en el 8 % (15 casos) existiría responsabilidad de las disidencias de las Farc; en el 2 % (4 casos), la presunta responsabilidad sería del ELN; y otro tipo de actores tendrían la responsabilidad en el 1 % de los casos (1 caso).

Los grupos paramilitares son los presuntos responsables con más agresiones cometidas, las cuales están representadas en su mayoría por amenazas. Estos grupos se autodenominan de diferentes maneras, según la zona de influencia, entre ellos se encuentran las Águilas Negras (Bloque Capital), las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), Los Caparrapos, Clan del Golfo y la mafia.