Un total de 22.165 personas de comunidades afrodescendientes del departamento de Nariño, han resultado afectadas por el desbordamiento de varios ríos debido a las fuertes lluvias que azotan el país, informó la ONU.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) detalló en un comunicado que la crecida de los ríos Telembí, Iscuandé, Patía y Mira, por las lluvias ocurridas entre los pasados sábado y lunes, han afectado a 5425 familias.

Esta emergencia ha causado la destrucción de 56 viviendas y ha perjudicado a otras 128 en zonas rurales de los municipios de Barbacoas, El Charco, Magüí Payán, Roberto Payán, Santa Bárbara de Iscuandé y Tumaco, todos en Nariño.

Las inundaciones han dificultado además el acceso a cultivos agrícolas y a servicios básicos como la educación y salud, por lo que los afectados se han desplazado a las cabeceras municipales.

La OCHA señaló que entre los afectados se encuentran “un número indeterminado de familias que también son víctima del conflicto, dada la presencia de grupos armados en la zona, configurando situaciones de doble afectación”.

Para atender la emergencia, la Oficina resaltó la necesidad de que se garantice el acceso a esas zonas, pues “existe presencia y accionar de grupos armados sin identificar”.