El 24 de noviembre de 2016 la antigua guerrilla de las FARC, levantada contra el Estado colombiano durante 52 años, le dijo adiós a las armas y se constituyó en partido político.

Noticentro 1 CM& consultó a quienes negociaron directamente el proceso de paz sobre lo bueno y lo malo de este Acuerdo que aún sigue en implementación.

Lo bueno

«Los temas de reincorporación de los excombatientes van bien. Al principio cierta vacilación pero el Gobierno ha ido progresando», dijo el jefe negociador en el proceso, Humberto de La Calle.

«Lo positivo es que paramos una guerra de más de 50 años. Asimismo, el acuerdo despertó fuerzas sociales y políticas que estaban adormecidas como producto del conflicto», precisó Julián Gallo Cubillos, senador del partido FARC.

El consejero presidencial para la estabilización, Emilio Archila señaló que en «tres administraciones de tres presidentes sí vamos a lograr esos cambios. Tenemos la planeación y vamos a tener unas ejecutorias a 2021 que van a hacer este proceso completamente irreversible».

Publicidad

Lo malo

Para Humberto de La Calle, lo malo que está sucediendo tras la implementación del acuerdo es que «están masacrando a los excombatientes, a los líderes, es una situación realmente desconcertante en medio de una enorme impotencia, como si no hubiera nada que hacer».

«Nos tocó un Gobierno que está simulando la implementación, pero no está implementando el Acuerdo. No hay avances en la reforma rural integral, no hay reforma política, no se le cumple a los campesinos en sustitución de cultivos. Han asesinado 242 firmantes de la paz en el transcurso de estos cuatro años«, manifestó Julián Gallo.

Asimismo, para Archila «sigue siendo malo del Acuerdo es que los colombianos pretendamos dividirnos entre amigos y enemigos de la Paz».