Autoridades lograron ubicar a un ciudadano que presuntamente tenían secuestrado en Santander.

La oportuna denuncia realizada por la hija de la víctima a través de la línea 165, permitió conocer que, el carpintero de 50 años de edad estaba secuestrado por el grupo delincuencial ‘Clan del Golfo’, quienes exigían 25 millones de pesos por su liberación o de lo contrario atentarían contra la vida de su padre.

Quizás le interese: Profesor que le dio correazos a estudiante por hacer bullying a otro alumno, no será despedido

En su relato, el hombre manifestó haber sido contactado a través de redes sociales donde ofrecía sus servicios como ebanista; la persona que lo contrataría le solicitó su número celular para mantener comunicación, luego de una negociación acordaron que le pagarían 4 millones de pesos para hacer una cocina, razón por la cual, se desplazó desde el municipio de Barbosa, Antioquia, hasta el municipio de Barbosa en el departamento de Santander.

Luego de ocho horas de viaje y ante el cansancio, la víctima decide hospedarse en un hotel para continuar al día siguiente su camino hasta el municipio de Puente Nacional, Vereda La Capilla, donde ubicaría una finca en la cual llevaría a cabo el trabajo.

Lea más: La violencia y el maltrato siguen afectando a los adultos mayores

Una vez en el lugar, el hombre recibió la llamada de un hombre que se identificó como alias ‘Fabián’ del ‘Clan del Golfo’, quien le manifestó que, un francotirador lo tenía en la mira, exigiéndole 25 millones de pesos y los números de contacto de sus familiares.

Con dicha información, otro de los delincuentes se comunicó con la hija del afectado, identificándose como alias ‘Gonzalito’ máximo comandante del ‘Clan del Golfo’, exigiendo la gruesa suma de dinero.

De inmediato los uniformados se desplazaron hasta el lugar donde el hombre había sido citado, encontrándolo a un lado de la vía, acompañado de un mototaxista que lo había transportado, y también se encontraba aparentemente retenido por los delincuentes, los cuales fraguaron todo el entramado criminal a través de llamadas telefónicas.

Las dos personas fueron llevadas hasta la Estación de Policía en Barbosa Santander y ya se encuentran con su familia.