De acuerdo con lo establecido en la ley colombiana los arriendos pueden subir este año hasta un 6.7 por ciento, para los contratos con menos de doce años y menos para los demás.