En un documento de 54 páginas conocido por CM&, el fiscal ad hoc, Leonardo Espinosa, sustentó la acusación contra cuatro de los empresarios señalados de lavar el dinero de los sobornos de Odebrecht en Colombia.

Los acusados habían llegado a un acuerdo de colaboración con la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez, sin embargo, el despacho de Leonardo Espinosa descarta totalmente la negociación con los cuatro testigos claves en el caso Odebrecht.

Pero cuál es la importancia de las declaraciones de estos testigos: pues entre los afectados se encuentra Federico Gaviria, quien aseguró que existía un grupo de senadores, contactados por Odebrecht, y denominados como Los Buldócer, delatado a Bernardo Elías, Musa Besaile y Antonio Guerra.

Mientras que en el caso de Eduardo Zambrano, él fue quien delató al empresario Roberto Prieto.

Con esta determinación se da un revolcón al caso Odebrecht, ya que los testigos no declararían en la Corte Suprema de Justicia y en la Fiscalía.

Pero la decisión de Espinosa, no se limitó a cortar los beneficios, dado que además les formuló nuevos delitos a Gabriel Dumar y Gustavo Torres.

«Adiciona, para los fines de esta acusación, el delito de lavado de activos frente a los señores Gustavo Adolfo Torres Forero y Gabriel Alejandro Dumar Lora», señala el escrito.

Publicidad

Para el fiscal ad hoc, los empresarios se apropiaron del dinero de Odebrecht y lo repartieron con congresistas y otros investigados.

«Además, obsérvese cómo el conocimiento y la voluntad de Gustavo Adolfo Torres Forero estaban dirigidos a dar apariencia de legalidad a estos dineros, objetivo que fue logrado de manera exitosa», agrega.

Los dineros, dice el fiscal ad Hoc, fueron administrados para que llegaran a las cuentas del exsenador Bernardo Elías.

«El señor Gabriel Alejandro Dumar Lora, realizó el verbo rector ‘administrar’, en la medida en la cual ‘dispuso’, entregar parte de esos dineros al señor Bernardo Miguel Elías», indica el documento.

Este martes arrancó el juicio contra los cuatro empresarios que pasaron de testigos a enjuiciados.

César Melo