El exdirectivo de la Universidad Distrital, Wilman Muñoz aceptó dos de los cargos que le formuló la Fiscalía, por el desfalco presentado en la institución por más de 12 mil millones de pesos.

Muñoz aceptó los cargos de peculado por apropiación y falsedad en documento público, sin embargo se declaró inocente del delito de concierto para delinquir.

En la audiencia de formulación de cargos, la Fiscalía aseguró que en la Universidad Distrital se conformó una “empresa criminal” que era liderada por Muñoz, y en la cual también tuvo participación la extesorera Patricia Gamboa.

En la diligencia, el ente acusador señaló que se registraron 369 transacciones “fraudulentas” de cuentas de la universidad en el período entre 2015 a 2019, con las que se desviaron los millonarios recursos. Muñoz habría justificado las operaciones bancarias como supuestos gastos administrativos de la institución.

La Fiscalía denunció que las cuentas de la universidad fueron “manipuladas de forma descarada”, a tal punto que Muñoz adquirió tres vehículos de alta gama con dinero de la institución; y la extesorera Patricia Gamboa pagó unas vacaciones con su esposo en Madrid (España).

El ente acusador restrea si el hijo de Muñoz creó una serie de empresas fachada, a las cuales se les giró dinero de la institución.

Asimismo, la Procuraduría rastreó más de 300 transacciones valoradas en más de 10 mil millones de pesos, que realizó el exdirector del Instituto de Extensión de la Universidad Distrital, Wilman Muñoz.

Le puede interesar: La compra de joyas y vehículos de alta gama que enredan a un funcionario de la Universidad Distrital

La compra de varias joyas y vehículos de alta gama dejaron en evidencia al exfuncionario, que se habría apropiado de millonarios recursos de contratos de la institución.

«Habría adquirido con esos recursos, vehículos particulares para su uso personal, servicios de televisión por cable, hospedajes en hoteles y pagos de cuentas en restaurantes», aseguró el ministerio público.