“Mi proyecto de vida”, la carta que escribió Karina Blanco, la estudiante que fue violada y asesinada por un hombre en Norte de Santander; la menor anhelaba ser psicóloga.

Este miércoles, un aberrante caso conmocionó a Norte de Santander, una joven que inicialmente fue dada por desaparecida la encontraron muerta y abusada sexualmente. Tras el trágico suceso, se conoció la carta de sueños que tenía Karina Blanco cuando tenía 15 años.

En contexto: Consternación y dolor en Norte de Santander por violación y asesinato de una menor

Su cartelera de sueños inicia con su enfoque principal: “ser feliz y estudiar”. Karina anhelaba ayudarle a su mamá, “ella es el motivo de mis sueños, es una mujer guerrera y es la mujer más maravillosa que pueda existir. Hay momentos en los que peleamos, pero sé que lo hace porque me quiere”.

La menor contó que en sus ratos libres le encantaba leer, especialmente sobre “comedia romántica”; empezó con este hábito desde los 12 años.

Lea más: Un menor de edad mató a disparos un hombre en Teusaquillo: crimen sería un ajuste de cuentas

Karina prosiguió escribiendo cómo se veía en un año: “Me veo iniciando mi carrera en una universidad, sé que no es mucho, pero para mí sería la puerta principal para cumplir sueños: comprarle esa casita a mamá que tanto quiere, ser mujer llena de felicidad e independiente”.

Pero para iniciar su carrera, le falta culminar su bachiller, el cual lo iba lograr este año “con el favor de Dios”. La estudiante expresó que “el mundo me enseñó a madurar muy pequeña” por lo que le gustaría devolver el tiempo para “poder jugar con muñecas” ya que ella nunca lo pudo hacer.

Podría leer: Escándalo en Cartagena: Pareja quedó grabada teniendo relaciones sexuales en el centro histórico

“Creo que el mundo me enseñó a madurar muy pequeña, no me siento capaz de enfrentar este mundo, o tal vez si esté preparada, eso se lo dejaremos al destino“, se lee en la carta.

Luego, Karina se refirió a sus metas a futuro, “ver a mis hermanos cumplir todos esos sueños que me cuentan, que tengan esos carros, familias y felicidad que tanto anhelan”; pero especialmente, su proyecto a largo plazo era “ser una gran psicóloga”, pero esas metas se las arrebató un migrante este miércoles luego de asesinarla.

Aberrante caso

Karina Blanco tenía 16 años de edad y cursaba grado once cuando se topó con la muerta. Un migrante la acechó y persiguió al salir de su finca rumbo al colegio la abusó sexualmente, le propinó varias heridas con arma blanca y luego la arrojó al río Cáchira.

Aunque Karina tomó una foto y se la envió a su familia alertando que el hombre la perseguía, la menor no pudo salvar su vida.

Lea también: Capturan a una banda delictiva que se dedicaba a extorsionar a transportadores en Cali y Jamundí

“La joven envió unas fotografías de una persona del sector que la estaba persiguiendo y la comunidad empieza a buscar. Estando en este procedimiento, atraviesan un camino para evitar que salgan del lugar y, al parecer, un familiar de la joven le causa una herida mortal”, declaró Carlos Martínez, comandante de la Policía de Norte de Santander.

De esta manera se activaron de inmediato los protocolos de emergencia por parte de las autoridades y, junto con los familiares y la comunidad en general, comenzaron los trabajos de búsqueda de la menor.

Las autoridades encontraron a Karina Blanco sin vida, al tiempo que se conocía que la Policía había capturado al señalado agresor, sin embargo cuando se dirigían hacia la subestación, otro grupo de habitantes les atravesó un vehículo, les arrebató al capturado y lo golpearon hasta acabar con su vida.