“A mi hijo lo asesinaron. Eso no fue un accidente”, dice en entrevista con NotiCentro1 CM&, Oneida Escobar, madre de Luis Andrés Colmenares el joven que perdió la vida en el caño de El Virrey, en la Zona Rosa de Bogotá.

Es octubre, se acerca el 31 y con el diez años de la muerte de Colmenares. Doña Oneida, su mamá, tiene un dolor que aparentemente pasa, pero que nunca se marcha.

Para doña Oneida son diez años sin justicia.

Publicidad

“Espero que los culpables paguen por el crimen. Eso fue por celos. yo no digo que a Luigi lo iban a matar, era una advertencia que le querían hacer por meterse con una niña que tenía novio”.

Pese a que ha avanzado aun dice que no puede perdonar a quienes ella cree le hicieron daño a su hijo.

“No puedo hablar de perdón. Estoy en un proceso de sanación”.

Ha quitado el negro de sus prendas de vestir, la sonrisa ha vuelto a su rostro y ahora anuncia el lanzamiento de una fundación que llevará el nombre de su hijo, para acompañar a otras madres en tres aspectos: judicial, psicológico y espiritual.

Cada año por estos días doña Oneida viaja hasta su tierra Villanueva, Guajira a visitar la tumba de Luis Andrés y a mantener ese diálogo que nunca muere entre madre e hijo.