Los docentes del país salieron este jueves a marchar para pedirle al Gobierno que retire dos proyectos de ley que cursan en el Congreso de la República y que, aseguran, son lesivos para los intereses de la educación.

El primer proyecto es la Ley 14 de 2018 que busca declarar la educación como un servicio público esencial y el segundo es la Ley 057 que busca modificar el sistema general de participaciones.

El presidente de Fecode, Carlos Rivas, aseguró que el proyecto 014 acabaría con el derecho a la protesta si se declara la educación un servicio público esencial cuando no cumple con esas características.

«La educación es un derecho fundamental y cumple una función social pero no es un servicio esencial como lo es la salud que puede morir una persona si no se atiende. En nuestro caso no se ponen en riesgo los estudiantes», explicó Rivas.

El dirigente sindical sostuvo que el otro proyecto, el 057, pretende trasladar a los entes territoriales responsabilidades que son del Gobierno central en materia de educación al modificar el sistema general de participaciones.

«Pretende desfinanciar el sistema general de participaciones y trasladar a los entes territoriales responsabilidades como los terceros grados de preescolar, alimentación, jornada única y transporte, cuando esto es de competencia d la Nación», puntualizó el presidente de Fecode.

Por su parte, el Ministerio de Educación expidió un comunicado en el que invita a los docentes a construir una agenda de diálogo que tenga como prioridad la defensa de la educación de más de 8 millones de niños en el país.